ENTRADAS GRATIS | Consigue aquí invitaciones para tus conciertos favoritos. Sólo con tu email                  Recibe en tu email las mejores propuestas de los mejores escenarios

entradas-doctor-music-festival-ticketea
entradas-Cirque-Soleil-ticketea
ARTES ESCÉNICAS
Texto: Dairi Brown

 
BALLET VÍCTOR ULLATE
Lucía Lacarra: "El bailarín tiene que empezar de cero todos los días"
27/03/2018
Entrevista realizada a Víctor Ullate, Eduardo Lao, Lucía Lacarra y Josué Ullate en el Teatro Pricipal de Vitoria-Gasteiz coincidiendo con su centenario y la presentación del ballet 'Carmen'.

 

Pregunta. ¿Qué les define como intérpretes?  

 

Respuesta. Lucía Lacarra. Como intérprete nunca me ha interesado el trabajo físico, es algo que requiere de mucha concentración y disciplina; no importa en el nivel que estés, todos los días te pones a la barra y tienes que empezar desde cero, como si no hubieras hecho nada el día anterior. La técnica es solo el vocabulario que voy a utilizar para expresarme, para contar lo que tengo que contar y convertirme realmente en el personaje que voy a interpretar. Yo me considero más que una artista, una bailarina a la que le ha apasionado no actuar sino sentir lo que hace.

Es importante no basarte en lo que están haciendo los demás ni copiar la interpretación de otras personas. Debes meterte dentro de la piel de ese personaje e intentar defenderlo por mucho que diste de tu personalidad. Es intentar vivir su situación e interpretarlo de la forma en la que tú lo harías, cosa que solo se puede lograr si se conoce a quién estás interpretando.

Uno no puede inventarse emociones que no existen, se deben utilizar las suyas propias aunque en muchas ocasiones esto sea difícil, incluso te pueden marcar personajes en los que te tienes que involucrar de una forma que hace daño, porque tienes que utilizar tus experiencias, lo que te ha hecho sentir amor, odio y sacarlo de verdad. Esas emociones que en la vida normal uno vive tapándolas porque se trabaja más con el cerebro.

En nuestro trabajo es todo lo contrario, tenemos que basarnos en esas emociones para poder hacer un trabajo real.

Realmente me apasiona, es como vivir muchas vidas diferentes y vivirlo con honestidad. Se crea algo único que es por lo que no quiero dejar de bailar, para no dejar de sentir, no por el hecho de ejecutar pasos porque un artista que solo haga pasos en el escenario pierde la importancia, sino porque la interpretación es pura emoción sin retención.

 

R. Josué Ullate. Con esta Carmen he descubierto lo que es interpretar. Bailar es una adicción pero la adicción no está bajo mi punto de vista en mostrar la técnica, hacer cinco piruetas y saltos espectaculares. Comienza cuando sales al escenario y te metes en la piel de otra persona completamente diferente a como eres tú.

Es forzarse en muchas ocasiones cuando te toca interpretar algo que no va con tu personalidad. En mi caso ha sido la desesperación, la locura, los celos, pero es muy enriquecedor pasar por ambos sentimientos negativos y positivos. Pienso que los bailarines deben ser abiertos para lograr interpretar cualquier papel, hay que tener la madurez suficiente para asumir todo esto.

 

R. Lucía Lacarra. Con años de experiencia notas que cuanto más difícil sea y más lejos de ti está ese rol, proporciona un placer mucho mayor. Cuando te dan algo que está tan lejano a tu personalidad, te involucras y lo llegas a vivir, es algo realmente genial. Yo he llegado a interpretar una mantis religiosa y he tenido que mirar cómo se mueven las moscas y los insectos.

 

R. Eduardo Lao. Víctor Ullate nos ha provisto de una base muy fuerte, que cuando abordas la interpretación no estás preocupado por la técnica, no te sales del rol y puedes concentrarte más en las emociones ya que esa cuestión la tienes totalmente superada. En el momento en que la técnica se convierta en una preocupación para el bailarín, esto genera una limitación que seguramente se puede solucionar con otras alternativas, pero sin ninguna duda la solidez técnica es fundamental.

Luego el trabajo interpretativo a través de la dirección artística toma más valor, consiste en la búsqueda de los elementos correctos para que se interprete un rol determinado. Se puede disponer de un bailarín muy técnico pero si no se ajusta al papel no se puede tomar la decisión de ponerlo en escena, es básicamente saber colocar cada pieza en su lugar para que el trabajo salga con la mayor calidad posible.

 

R. Víctor Ullate. Es importante el trabajo arduo para olvidar la técnica al comenzar a interpretar. Se baila como se es, y los bailarines deben ser generosos con esto.

La enseñanza en ese sentido es primordial, porque de lo contrario ésto puede generar carencias en la interpretación. No todos los bailarines tienen la versatilidad y la capacidad de registros interpretativos que tiene Lucía Lacarra, que puede interpretar desde una mujer fatal hasta una mantis religiosa, y ahora Josué con una fuerza, un movimiento interminable y la pasión en su interior.

 

P. La Compañía está en un momento potente, por una parte tenemos a ‘Carmen’, ‘Bolero’, recientemente presentada en el Teatro Campos de Bilbao, y que el año pasado también estuvo en Euskadi, ¿Habrá cambios o todo se mantendrá igual? Veremos alguna faceta de Lucía Lacarra como coreógrafa?

 

R. Eduardo Lao. La vida tiene ciclos, los bailarines tienen ciclos, y esto se aplica a las compañías. No se ve la danza de la misma manera que cuando se tienen 20 años que cuando se tienen 30 o cuando se tienen 40. En una media de 5 años se puede llegar a dar una renovación grande en una compañía, los bailarines son inquietos y necesitan experiencias. El Ballet Víctor Ullate tiene la característica de ser una compañía de autor, ya que ha tenido dos coreógrafos estables en casa por muchos años, pero es bueno que haya una renovación y quién mejor que Lucía Lacarra, que posee un amplio recorrido, asuma la dirección conociendo el repertorio de la compañía y aportando sus experiencias.

Como decía Balanchine, “todas las épocas del año tienen su floración” y esto se refleja en la compañía, llámese primavera o verano.

 

R. Lucía Lacarra. Yo entiendo este nuevo puesto como una cuestión más de evolución que de cambio, es como la evolución natural de la vida. Si uno intenta no cambiar para mantener algo, se estanca y es donde no funciona. Para mantener algo con nivel y llevarlo todavía más lejos tienes que aceptar la evolución. Hay que abrir puertas, manteniendo el legado de Víctor Ullate y el alma de la compañía. Quiero que sea reconocida fuera de España como nunca lo ha sido hasta ahora y trascender a través de las fronteras. Va a ser una novedad increíble e importante. No veremos una faceta de Lucía Lacarra como coreógrafa, ¡para nada!

Creo que esto se puede lograr evolucionando en la manera de trabajar, ofreciendo una nueva visión, primeramente a los bailarines que no van a tener un coreógrafo en casa como hasta ahora, sino que se van a enfrentar a una forma de trabajar diferente con coreógrafos a los cuales no conocerán. Van a tener que ponerse a prueba ellos mismos siendo como un lienzo en blanco para esos nuevos coreógrafos que lleguen. Esto les obligará a buscar nuevas motivaciones pero les ayudarán a evolucionar como artistas. Lo más importante es conseguir la fusión entre el legado de Ullate, que tendrá que seguir igual con las coreografías de Eduardo Lao y de Víctor Ullate, [eso no se va a permitir que cambie] pero como en muchas compañías actualmente, los bailarines deberán tocar nuevos estilos de diferentes coreógrafos para desarrollar la capacidad camaleónica de respetar perfectamente esos estilos que cada coreógrafo exige. Esto es lo que realmente define a un artista, te hace aprender, te hace madurar y hará que la compañía adquiera más fuerza.

 

R. Víctor Ullate. Lucía Lacarra no hará coreografías en la compañía pero no debe dejar de bailar porque se tiene que convertirse en un ejemplo para las nuevas generaciones, no puede privarnos de ese sueño. Para mi es la bailarina por excelencia, de españa y del mundo, ese poder de transmisión en el escenario es el que le dará empuje a la compañía y será todo un éxito.

 

P. En el marco educativo y en nuestro sector existen carencias en cuanto a la gestión y la dirección artística, ya sea en las grandes o pequeñas formaciones que cumplen la función de sensibilizar al público consumidor de danza ¿Cómo debería ser ejercido?

 

R. Lucía Lacarra. No existe un modelo base a seguir, depende de la compañía que tengas que dirigir. Lo importante es realizar esa labor sin ánimo de protagonismo, hacerlo con pasión, con humildad, con cariño y por el objetivo general. Quizás en estos pequeños grupos encontramos ánimo de protagonismo, de trabajar para ellos mismos intentando destruir al resto.

Yo he estado en compañías muy diferentes, porque lo que yo quería era aprender, no aprendes si estás siempre en la misma línea de compañía. He estado en el Ballet de Víctor Ullate, en el Ballet de Marsella, en el Ballet de San Francisco y en el teatro en Alemania. He visto que no hay una forma exacta de dirigir, la forma exacta no existe, uno tiene que adaptarse a la compañía, al repertorio, al país, a la mentalidad de trabajo y a las facilidades que se pueden o no tener. No es lo mismo dirigir una compañía pública, privada, de teatro, una compañía grande, o una pequeña con más o menos recursos. Lo que debe estar presente es el lado humano de quien dirige, que es muy importante para el bien de la compañía. Yo haré mi trabajo basándome en mis experiencias tomando de lo bueno y evitando lo malo a toda costa. Debes saber que tu trabajo no puede ser para ti sino para los demás.

 

P. Eduardo, ¿a usted le ha pasado lo Mismo que a Lucía?

 

R. Eduardo Lao. Si, aunque seas la cabeza pasas a un segundo plano porque lo que realmente te preocupa es el bien de la compañía, si esto no funciona se acaba todo. A nivel artístico y de gestión es importante trabajar en equipo porque existen circunstancias en las que debes tratar con políticos, hacer trámites que nada tienen que ver con la danza y en los cuales tienes que poner toda tu energía, la creación se queda en un 35% y dices, que mierda, esto no es lo que yo creía! entonces es cuando tienes que hacer un balance porque sin la buena gestión no hay lado artístico.

 

R. Víctor Ullate. España es un país difícil en cuanto a esto, nuestros políticos no están mentalizados para saber qué necesita una compañía, no es una profesión que sea conocida entonces encuentran innecesarios poner recursos en la cultura. Pero siempre encuentras políticos sensibilizados como Cristina Cifuentes una mujer encantadora y maravillosa a la cual no tengo palabras para agradecerle el apoyo que nos está prestando, no solo económico sino también moral. Este es el gran problema al que me he enfrentado durante todos estos años. Yo he tenido una escuela que ha sido un apoyo incondicional y no ha sido fácil, porque he tenido que bregar con políticos, con los bailarines y muchas veces se me caía la casa encima. Tenía momentos de desesperación en los que decía no puedo más, cómo voy a salir de ésta? y siempre he salido. Lo he podido hacer por la voluntad, el tesón, la ilusión y sobre todo estando rodeado de gente maravillosa que ha creído en mi y que me ha dado fuerzas, de otra forma no hubiera podido conseguirlo. Por eso estoy tan orgulloso de haber tenido tanto a Eduardo Lao, como a Lucía Lacarra y ahora mi hijo Josué que van a continuar esta aventura que empecé hace 35 años y que debe continuar aunque yo no esté.

 

P. Cómo debe ser el entrenamiento de los bailarines?

 

R. Lucía Lacarra. Un bailarín debe ser muy sacrificado, muy disciplinado y cada uno debe ser responsable de sí mismo. Aunque muchos digan que la danza es muy sacrificada nadie nos ha obligado a realizar ese trabajo, ni hay porqué sentirlo si se ha escogido por vocación.

Hay que preparar la mente porque si la mente no funciona el cuerpo no responde, aunque no es menos cierto que hay que tener ciertas cualidades técnicas. Si la mente es fuerte el cuerpo también lo será. Recuerdo en una ocasión en la que después de un operación tuve que salir a bailar. Si mi mente me hubiera sugerido quedarme en casa llorando no hubiera a conseguido nada, en cambio me sirvió como una terapia para evadirme de todo. Yo creía en lo que estaba haciendo y lo he utilizado. En momentos muy difíciles de la vida la mente me ha ayudado a salir adelante porque me obligaba a concentrarme en algo positivo, olvidar lo que estaba pasando y seguir en el trabajo.

De esa manera te obligas a endurecerte y luego te sientes satisfecha de haber logrado el reto.

 

R. Eduardo Lao. Cuando tomas la profesión como una vocación haces barbaridades, estás tan cansado que no sabes ni cómo vas a hacer el espectáculo por la noche y solo se es capaz de superar eso cuando existe una pasión verdadera y un amor por tu profesión.

 

R. Víctor Ullate. Mi Libro ‘La vida y la danza’ habla sobre estas cosas. A los 21 años me dijeron que no podía bailar pero yo me negué a que esto sucediera, preparé mi mente, hice los sacrificios necesarios, no hacer turismo, quedarme en la habitación para cuidarme y poder hacer el espectáculo. Recuerdo en una ocasión que estaba tan cansado que no tenía fuerzas para bailar pero me decía a mi mismo, una menos en mi vida así que hay que aprovecharlo.

 

R. Eduardo Lao. Las nuevas generaciones de bailarines no tienen esa fuerza de voluntad, son más débiles y por cualquier dolencia dejan de bailar. Es cierto que no se da en todos los casos. Depende de tu personalidad.

 

P. Eduardo, ¿cuáles son sus planes futuros?

 

R. Eduardo Lao. Pasaré a dirigir la fundación Víctor Ullate, también necesito un nuevo ciclo personal. Debo conseguir dinero para dar becas a los niños con recursos económicos bajos y continuar con el programa de casas de acogidas, es lo que quiero hacer. En todos estos años la fundación ha dado muy buenos resultados, de hecho un 40% de los bailarines de la compañía vienen de dicha fundación. Los cursos de verano que organiza la compañía son apadrinados por la fundación que es la que otorga becas a niños que quieren bailar y no cuentan con los recursos suficientes para hacerlo.

 

R. Víctor Ullate. Queremos crear la gran casa de la danza. Esto se me ocurrió cuando hace algunos años me dieron unos infartos. Ha sido un descanso para mi cuando Eduardo Lao asumió la dirección, es algo que tengo que agradecer profundamente.

 

P. Josué, ¿le apapacha mucho su padre o la exigencia propia en usted mismo es mayor?

R. Josué Ullate. No, en el punto en el que estamos no, es un regalo haberlo tenido como padre y como maestro, hemos tenido nuestros momentos porque él ha querido sacar lo mejor de mí y me lo ha exigido, pero nunca he dudado de su compromiso conmigo como hijo ni como bailarín. Quizás en la escuela durante el proceso de formación me preguntaba a mi mismo: ¿yo porque tengo que aguantar esto? pero ahora lo entiendo todo. Siempre ha querido que yo llegara al máximo de mis posibilidades, es igual que cuando un padre quiere lo mejor para su hijo en la vida. En este caso ha querido lo mejor para mi tanto en la vida como en la danza.

 

R. Víctor Ullate. No es porque sea mi hijo, se trata de la persona que está bailando, nunca me he casado con ningún bailarín. Si un bailarín lo vale no importa si es pariente o no.

 

R. Lucía Lacarra. Para Josué es más difícil porque teniendo a un padre que ha sido extremadamente exigente consigo mismo es inevitable que lo sea con la gente que quiere y que le rodea. Yo recuerdo que cuando estaba en la escuela no nos permitía nada, quería que trabajáramos porque sabía que podíamos lograrlo.




 

Lucía Lacarra: "El bailarín tiene que empezar de cero todos los días"
Lucía Lacarra: "El bailarín tiene que empezar de cero todos los días"
Lucía Lacarra: "El bailarín tiene que empezar de cero todos los días"
Lucía Lacarra: "El bailarín tiene que empezar de cero todos los días"
Lucía Lacarra: "El bailarín tiene que empezar de cero todos los días"
Lucía Lacarra: "El bailarín tiene que empezar de cero todos los días"
Lucía Lacarra: "El bailarín tiene que empezar de cero todos los días"

Probablemente te interese mucho...
ASIER ETXEANDIA
Uno de los espectáculos del año, que ha llenado los teatros por donde ha pasado. Asier Etxeandia (Bilbao, 1975) da un salto e... (leer más)
GIRA 50 ANIVERSARIO
Cristina Castaño protagoniza el Cabaret más espectacular , conmemorando el 50 aniversario del musical de Broadway. Alejandro ... (leer más)
La Escuela Superior de Arte Dramático y Danza de Euskadi, Dantzerti, tendrá abierto e... (leer más)
BARAKALDO
LA ZARANDA
La Zaranda lleva más de tres décadas escribiendo algunos de los más brillantes pasajes del teatro español. Premio Nacional de... (leer más)
CAÍDA DEL CIELO
Artista asociada a Chaillot – Théâtre National de la Danse / París, la nueva creación de Rocío Molina, recién estrenada en di... (leer más)
MANICOMIO
Del 19 al 28 de mayo, 'El Circo de los Horrores' volverá de nuevo a la capital cántabra para celebrar su 10º aniversario. En ... (leer más)
Calendario de eventos Kmon
Viajes
El tour de la Segunda Guerra Mundial, o Gran Guerra Patria como es conocida por los rusos, se presenta como una actividad impre... (leer más)
BARAKALDO
© Gestor de contenidos Gestor de contenidos HagaClic





Kmon

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional de Creative Commons